Beneficios de tener un purificador de agua

Un purificador de agua para casa es uno de los sistemas más comunes para eliminar los contaminantes del agua, el cual es un líquido vital para el ser humano. Utilizar un filtro es una práctica responsable y ecológicamente buena, ya que elimina el uso de plásticos dañinos.


¿Qué es un purificador?

Se trata de un dispositivo básico para filtrar el agua y separar las partículas que pueden consumirse de las que son dañinas y deben desecharse. Entre más pequeños sean los poros del filtro, más limpia saldrá el agua y, por consiguiente, será más saludable para las personas. La suciedad, las piedras y la tierra son eliminadas del líquido necesario para el consumo diario por los purificadores. Del mismo modo, son eficaces a la hora de deshacerse de muchas de las bacterias asociadas a estos desechos, lo que permite una mayor pureza.

Beneficios

La mayor parte de la población utiliza este método a fin de purificar el agua, con el objetivo de asegurar su limpieza y pureza total. Resumidamente, el filtro de agua ofrece los siguientes beneficios:

Salud y bienestar de los miembros de la familia

La mayoría de los individuos prefieren emplear un filtro al momento de adquirir su propio sistema de purificación de agua. El cuerpo del ser humano es susceptible a una gran variedad de microbios, y algunos de ellos sobreviven a la filtración y permanecen en el agua. Sin embargo, la mayoría de los filtros, incluidos los domésticos, deberían ser capaces de eliminar aproximadamente el 99% de los gérmenes.

Un purificador de agua de cocina tradicional utiliza tecnología de vanguardia para eliminar los microorganismos. De este modo, brinda al consumidor autoridad sobre la purificación de su agua en lugar de depender de los servicios de un tercero, como una empresa de garrafones. Al beber agua embotellada, no existe alguna garantía de que esté libre de gérmenes, bacterias y otros contaminantes.

Prevención de enfermedades

Los seres humanos no consumen bacterias en el agua y tratan de evitarlas a toda costa, ya que provocan graves enfermedades estomacales que pueden incluso dañar la pared intestinal si no se tratan a tiempo. Es factible evitar esto con un filtro de agua artesanal, sobre todo si se considera que se necesita consumir aproximadamente 2 litros de agua al día.

Dado que este recurso se utiliza para todo, incluso para bañarse regularmente, se debe evitar cualquier forma de contaminación para gozar de la máxima salud. Las infecciones de la piel pueden surgir si hay falta de saneamiento en el agua.

El agua se obtiene, en su gran mayoría, de las áreas metropolitanas de fuentes naturales como los ríos, pero no se procesa antes de llegar a las residencias, a pesar de que se emplea un sistema de limpieza química; sin embargo, esto no asegura el tratamiento del agua.

Ahorro económico

Dado que el costo de disfrutar de un beneficio debe justificarse por la contribución que aporta en la vida cotidiana de las personas, es fundamental comparar los distintos purificadores para determinar su valor económico. El ahorro es tan vital como mantenerse sano.

El costo de la compra de agua embotellada es bastante elevado, lo que supone un importante desembolso mensual. Una vez que tenga el filtro, ya no será necesario comprar garrafones, y el ahorro se hará presente al cabo de un año. Además, no necesita un costoso mantenimiento; basta con limpiar el sistema de filtrado anual o semestralmente, según la calidad del agua.